Sebastián de Almonacid

Escultor (c 1460-c1526)

Sebastián de Almonacid (en algunos lugares aparece con la denominación de Sebastián de Toledo) nació en Torrijos hacia 1460. Parece ser que en los primeros momentos recibió enseñanza del artista Egas Cueman, que fue quien introdujo el nuevo estilo flamenco de escultura en España.

Su amistad con los artistas Alonso de Covarrubias, Antón Egas y su hermano Enrique, así como Juan Guas, todos ellos consumados arquitectos y escultores, dieron por aquella época una importancia a Torrijos a causa de los distintos encuentros que en esta población realizaron. No en vano, junto con otros menos conocidos, llegaron a formar lo que desde hace tiempo denomino el Grupo Torrijos. La riqueza artística de este período entre 1486 y 1501, fechas durante las cuales trabajó Sebastián de Almonacid, es inmensa y se refleja, fundamentalmente, en el desarrollo de los retablos, que muestran unas formas diferenciadas de lo que se hacía en Italia, siendo el retablo de la catedral toledana una de las obras cumbres de la época, en la que intervinieron artistas como Felipe de Borgoña y el torrijeño Sebastián. Junto a Guas, trabajó el escultor Sebastián de Almonacid a quien se deben algunas de las grandes obras funerarias de la Corona de Castilla. En la catedral de Sigüenza nos encontramos con una obra muy interesante, llamada la Piedad, situada bajo una de las portadas realizada por Juan Guas, magnífica escultura de Sebastián de Almonacid. Igualmente, se puede ver el túmulo de Diego de Covarrubias, obra de Juan Guas, lo que indica que estos dos artistas trabajaron juntos en los mismos lugares durante mucho tiempo. Es más, en los comienzos, Sebastián era una especie de ayudante de Juan Guas. También merece destacarse el grupo de Gómez Carrillo de Albornoz y el de Alonso carrillo de Acuña, arzobispo de Toledo, que pudieron servir de modelos para la Capilla del Condestable, en la catedral de Toledo. Se le atribuye, igualmente, la obra escultórica de “El Doncel de Sigüenza”